divendres, 4 d’octubre de 2013

Remember when

Última comida. Barbacoa hawaiana y comida china para despedirnos de EEUU.




Dejamos a Billy en casa de unos familiares suyos para que le ayuden a llegar a Texas, donde empezó todo.




Se acabó lo que se daba. O no. Ahora viene el remember when, el enseñar mil fotos, el hacer dieta recordando las hamburguesas, el oír "que sííííííí" cada vez que digamos "pues en Page...", el recordar estos paisajes con sus puestas de sol, ...



6.625 kilómetros separan estas dos fotos. 500 km más que de Barcelona a Vietnam.




No sé si escribiremos alguna entrada más en este blog. Dentro de algún tiempo colgaré algunas fotos del viaje que no están hechas con el móvil en el Blog de One Eyed Jack, donde encontraréis otras fotos mías.

Hemos pasado de las 4.000 visitas en el blog. Aproximadamente una visita por milla recorrida. No hubiera sido lo mismo hacer este viaje solos. Nos hemos acordado de todos y cada uno de vosotros aunque en el blog solo hayamos mencionado a algunos.


Pero todo se acaba. Igual que un día tuvimos el Texas. Igual que un día tuvimos a Michael Jackson. La alegría de haberlo vivido es más fuerte que la tristeza de saber que no volverá. Ni el viaje, ni el Texas, ni Michael.

Me llevo la nobleza de Billy, la amabilidad de los norteamericanos, el sabor de un buen filete tejano, la magia de Monument Valley, los increíbles caprichos de la naturaleza en Antelope Canyon, los osos libres de Yosemite, el tamaño desproporcionado en Texas, el calor del country en el último honky tonk, el ritmo vertiginoso de Universal Pictures, las camisetas del Walmart, la amplitud de los paisajes de la Ruta 66, la inmensidad del Gran Cañón, el despilfarro de Las Vegas, la magia de Michael Jackson, el té chai y los donuts del Seven Eleven, el free refill de los refrescos, ...


Perdonarnos por no haber nombrado a todos y por no haber contestado a los comentarios. Gracias, mil gracias a todos. A los que habéis comentado, por hacerlo. A los que nos habéis seguido, por hacerlo. Esta ha sido la única manera en la que hemos sabido traeros con nosotros; ojalá pudieramos haber hecho este viaje todos juntos.




This is it

Això ja s'acaba... No vull tornar... O si... El que no vull és que arribi el dilluns...

Ha estat un mes intens de dormir poc, conduïr molt i menjar encara més (ja veurem el que marca la bàscula quan arribem).

Ens ha encantat tenir-vos de companys de viatge i llegir-vos cada matí abans de sortir del llit, encara que no us ho sembli ens heu fet molta companyía amb els vostres missatges incondicionals.

Ara em pregunto quants Fotolibros sortiran d'aquest viatge! Senyors de Hofmann, tinguin una mica de compassió de nosaltres i faci alguna promoció, si us plau.

En Billy ens ha portat per 6 estats fent més de 6.000km i s'ha portat com un campió. Et trobarem a faltar Billy!




D'aquí a uns díes hauré de tornar a llegir-me el blog per reviure moments que ara recordo molt llunyans:

Fort Worth amb els seus carrers de típics Far West




Amarillo i el tros de carn que ens va saber a glòria




Les cabanes-hotel de Tucumcari




Buffff! Quin tros de pastís!




L'immensitat del Grand Canyon




L'espectacularitat de l'Antelope Canyon




El silenci de Monument Valley




El bany nocturn a motel de Kanab (si mai em perdo, em podreu trobar aquí)




L'originalitat del Bryce Canyon




La màgia de Michael Jackson




La tormenta a la cabanya del Yosemite




El concert d'en Keith!




El llarguíssim passeig en bici pel Golden Gate




I el tío que es volia tirar...




El misteri d'Alcatraz i les seves històries




L'emoció de Neverland




La freda aigua del Pacífic




Hollywood i les seves estrelles




L'innocència de Disneyland




Però sens dubte em quedo amb l'amabilitat de la gent i el seu somriure en qualsevol moment.




Bé, aquí acaba el nostre viatge, el viatge de tots (encara que a alguns ens hagi sortit una mica més car que als altres).

Ens veiem aviat!

Un petó.




dijous, 3 d’octubre de 2013

We're here to stay

Último día. Vamos, que nos vamos.

Monográfico de Disneyland. Lo tenemos a unos 60km del hotel, así que le pedimos a Billy que nos lleve. El pobre va tan cansado como nosotros, pero se está portando de maravilla.

Debo decir que a partir de ahora me veréis bastante desmejorado. Decíamos ayer que vendí mis riñones para pagar las entradas al Circo del Sol y a Universal Studios. Para las de Disneyland, como ya no me quedan riñones, he encontrado un banco de esperma. Y, como ya os he contado, en EEUU todo es grande, así que los botes que hay que llenar son de 5kg...




¡Pepe! ¡El Matterhorn! He subido hasta la cima. Y luego la he bajaaaAaAaAAAADDDOOO!!!! Joder, si era una montaña rusa...

También hemos subido (dos veces) en un simulador de Star Wars que además del movimiento utiliza (como no) gafas 3D. Realmente ha sido como pilotar un X-Wing.

Ahora sólo falta saber como hará Disney la secuela de Star Wars. De momento, la mezcla no mola...




Más montañas rusas. La Space Mountain. Brutal. Acelera tanto que por un momento creí que íbamos a aparecer en el Oeste, como en Regreso al futuro.




Aquí ya han comenzado con la ambientación de Halloween. En la Space Mountain proyectan cosas de fantasmas... pero no es la única cosa. Eso sí, en el Texas nos quedaba mejor, lo único que no teníamos tanto espacio...




La decoración habitual ya es bonita por si misma. ¿Por qué no construiremos las ciudades así? Ikea ya lo hace con los muebles para niños...




Detalle de la decoración de Halloween. El de barba no es una calabaza a pesar del color. Soy yo.




Y este tampoco es una calabaza. Es Mickey. Bueno, y una calabaza también.




A última hora hacen un desfile de carrozas. Imposible no acordarme de Luis al ver esto:

YouTube Video


Como era de esperar, la comida es tan mala como cara. No se merecía ni foto. Lo siento, Carol. En cambio, en el desfile final hemos visto unas amigas de Noa:

YouTube Video


Bueno, no os aburro con más atracciones. Esto se acaba. No sé si mañana postearemos desde aquí o desde casa... la de Mataró, no la de Page.

¡Besos a todos!

Smile

Avui tornarem a ser nens durant unes hores, reviurem la màgia de Disney al primer parc que es va construïr, ens emocionarem amb els personatges, cridarem a les muntanyes russes i ens mullarem a les atraccions d'aigua; tot, fins que els nostres peus no puguin més.

Hem aparcat a la quinta forca, però un shuttle gratuït ens apropa fins al parc que està distribuït en vuit zones temàtiques comunicades de manera que gairebé no saps on comença una i on acaba l'altra. A cada zona hi ha banys, restaurants i atraccions que casualment tenen l'arribada dins una botiga.

Ho trobem tot ambientat de Halloween (de fet, des que som a LA hi ha moltíssims llocs decorats amb carbasses, bruixes i esquelets) i és molt similar al d'Eurodisney exceptuant el castell que no és el típic de princesa que surt al logo.

Les edificacions fan que et sentis realment dins un conte.

Frontierland amb l'aparcament de cotxets.




M'ha sobtat que al costat de les atraccions n'hi havía un munt i que la gent els deixava amb la bossa i tot sense por a que algú li agafés res.

Aquí hi he trobat a Woody, el cowboy de Toy Story.




Mickey's Toontown







M'han ofert treballar aquí però l'he refusat, el día que canvïi de feina no serà en aquest ram.




Jejeje. A que no sabeu a qui he trobat?




Estan tornant a passar el curmetratge en 3D que va gravar expressament per ser projectat al parc l'any 1986, amb Francis Ford Coppola com a director i George Lucas com a productor.

Vinga, anem a desfogar-nos una mica. M'ha costat una mica convencer a en JC de pujar en una atracció d'aigua però al final ho he aconseguit.




Tampoc ha quedat tant mullat, no?




Quan es fa fosc es van il.luminant poc a poc els edificis i el Main Street sembla un altre, la gent es concentra al llarg del carrer per veure la rua dels personatges del parc que no deixen de somriure i saludar en cap moment. Aquesta sí que és una feina agraïda!










En Billy ens espera a l'aparcament d'en Woody per tornar-nos a l'hotel. Aquesta nit és l'última als Estats Units, la propera la passarem a l'avió i... tornada a la realitat.

No es pot viure eternament en un món de fantasía!

dimecres, 2 d’octubre de 2013

Cadillac Solitario

Cantaba Loquillo siempre quise ir a L.A., dejar un día esta ciudad... Hoy veremos la parte más famosa, pero antes empezamos la ruta Michael Jackson. No todo iba a ser country.

La primera parada del día es... ¿Qué dices, Billy? ¿Que hace mucho tiempo que no sales en el blog? Ok... Ahí estás. En el medio.




Decía que la primera parada del día (No, Billy, no es un autolavado... es el lugar donde filmaron el videoclip Thriller. Son dos trozos de una misma calle, Unión Pacífic Avenue en una zona industrial de Los Angeles donde los camioneros nos miran raro...

La primera localización está bajo el cartel de la foto. En las fotos de Ingrid, ese es el poste que se ve.




Como no. Ispi Street. Joder, que bien lo pasamos aquél día. Mira... ¿Sabes qué? Que aunque no sea de este viaje, como el blog es mío, lo pongo. Además, Billy no lo ha visto.




De ahí nos vamos al cementerio Forest Lawn, donde está enterrado MJ. El cementerio es enorme (todo en EEUU es muy grande, hace días que no voy a baños públicos por miedo a acomplejarme) y se puede visitar casi por completo. En ese casi que falta, están MJ, Humphrey Bogart y Liz Taylor, entre otros.

Este es el pabellón donde no se puede entrar.




¿Véis la ventana que hay a la derecha? Se supone que por esa zona es por donde queda. Como además es la ventana más baja, los muchísimos fans que se acercan al cementerio pegan su cabeza al cristal con las manos haciendo sombra por si consiguen ver algo dentro. No se ve nada. ;-)

Llega a haber tal cantidad de gente que hasta la esquina del banco se ha roto de apoyarse para llegar hasta la base de la ventana.




Como detalle, cuando hemos llegado estaba la furgoneta oficial del cementerio dejando varios ramos de flores en la puerta. Los ramos tampoco pueden entrar. Como curiosidad, las normas del cementerio marcan la medida máxima que pueden las flores...

En otro rincón, que sí se puede visitar, está enterrado Walt Disney. No, Billy, no está en la nevera de los helados, eso es un bulo. Vaya día llevas...

Otro punto del vídeo es la salida del teatro. Ingrid ya os hablará de ello. Yo os hablaré de otra película de terror: aparcar en el centro de LA. Hay solares por todos los sitios con un empleado en la entrada con banderín fluorescente y una cartel que te indica si son 5-10-15$ la hora. Por el precio de 2 horas, todo día. Aún no hemos usado los famosos parkímetros, que por 25 centavos puedes estar media hora. Billy ha visto un sitio y se ha tirado a por él con ansia viva... Billy ¿que es ese led verde que parpadea? ¡Ah! Que el que ha aparcado antes se ha marchado y el saldo queda para el siguiente. Genial, dos horas gratis.

Nos vamos hacia el Kodak Dolby Theatre .



A mí la verdad que todo esto me deja frío. Tanto que hay que parar a comer una hamburguesa en una cadena que llevamos viendo durante el viaje y me apetece probar. Johnny Rocket's. Esta foto es para mi Carol.







Con fuerza renovadas echamos un vistazo al teatro chino y al paseo de la fama. En el primero están grabadas en cemento las huellas de personajes famosos y en el segundo hay una estrella con su nombre.



Humphrey Bogart



Alan Jackson (en la estrella, el otro soy yo).

Hollywood está lleno de estrellas. Pero a los que nos gusta la astronomía sabemos que en la ciudad no se ven... Suerte que siempre está el Museo de Cera de Madame Tussauds para verlas de cerca.



No tan de cerca. Baja del techo, que pareces Spiderman...



Esta es para MarciAna.



Esta para mi Carol.




Y esta, también.



La dura vida del paparazzi en Hollywood.

Queríamos haber vuelto al honky tonk de ayer... pero estamos muy cansados. Hacemos una visita al supermercado a por provisiones para los últimos días y vamos al hotel a descansar. Mañana caminaremos bastante y cuando el final está cerca, el cansancio es más fuerte. El único que aguanta impertérrito es Billy, aunque lleva mierda enganchada de 6 estados. Yo tengo unas ojeras que en el paseo de las estrellas se han hecho fotos conmigo pensando que era Fétido Addams.

Ya queda poco, muy poco... pero queremos seguir en vuestra compañía.