dilluns, 30 de setembre de 2013

Surfin' USA

Dejamos Camarillo en busca de playa y estrellas. Playa porque nuestro siguiente y último hotel está en Santa Mónica. Estrellas porque visitaremos Hollywood.

De camino un par de paradas en nuestro particular Tour Michael Jackson. Intentamos ver la casa actual de los hijos de MJ, pero está en una urbanización privada con más seguridad que si hubieran guardado Fort Knox dentro de Gringotts (el banco de Harry Potter).

En la siguiente parada, la casa familiar de los Jackson, conseguimos llegar hasta la puerta de la finca. Si quisieramos, podríamos llamar al timbre y hablar con alguien del servicio. Pero no queremos, somos así.

Última parada antes del hotel. ¡Atención! ¿En que teleserie salía esta casa? La verdad es que apenas se ve debido al seto que la rodea y a tener que hacer la foto de puntillas y rápido antes de que vengan los de seguridad.




Pista 1: NO está en Bel Air, aunque lo parezca. Está en Brentwood.
Pista 2: Al oeste en Philadelphia, crecía y vivía , sin hacer mucho caso a la policía...

Por fin llegamos al hotel. En la foto no se aprecia, pero me recuerda a la casa de Dexter. Esperemos no tenerlo de vecino.




Como vamos algo mal de horario improvisamos un cambio de planes y visitamos Venice Beach. Es la playa que sale en todas las series por las que no hacen más que pasar tías buenas señoritas en bikini y patines.




Es famosa también por el gimnasio al aire libre. Habían un par de afroamericanos (qué políticamente correcto me ha quedado) con más fibra que un paquete de salvado de avena. Qué cuerpazos. Siento que no salgan en la foto, creo que Ingrid los ha absorbido con las retinas y los ha integrado a su propio metabolismo.




Ante tanto culto al cuerpo no nos quedaba más remedio que cuidar el nuestro. Así que ... nuggets de pollo y comida china...



Dedicada a Carol

Venice Beach es Lloret un gran paseo de tiendas para turistas, lleno de gente buscándose la vida. Uno te vende su CD de reggae, otro camina sobre cristales, venden artesanía de todo tipo, hacen esculturas de arena...







En paralelo discurre un camino (el de las macizorras en patines) que es donde está lo bueno.

Hay una pista de baile en patines que es genial. El ambiente es muy distendido, cada uno disfruta como quiere, haciendo lo que quiere y ... vistiendo como quiere...




Hay otra pista de patinaje para skaters. Gente tocando la guitarra, paseando, charlando, haciendo fotos, en bicicleta... Se nota que quieren disfrutar de la vida, no sólo vivirla.

Volvemos hacia Santa Mónica para ver la puesta de sol desde un parque que tiene una cierta altura con la playa. De camino, vemos las típicas caseta de... ¡Atención! ¿En qué teleserie salían estas casetas y una rubia tetona (aunque teñida y operada, vamos, más falsa que un billete de 15€) en bañador rojo?




La puesta de sol -de la que no tengo fotos con el móvil- es preciosa. Aunque será difícil superar el rayo verde del otro día. Aún tengo la boca abierta por el recuerdo. Es MUY difícil ver uno y nosotros vimos uno especialmente intenso y largo. La naturaleza es el mejor espectáculo.

Seguimos nuestra visita a Santa Mónica por Third Promenade, una calle comercial pero animadita. Hay gente bailando salsa con tal intensidad que miro las notícias por si hubieran anunciado que no hay mañana. Parece ser que si lo habrá.

Vemos una variedad de hombre-orquesta algo... extraña.

YouTube Video


Tantos días de comida salvaje se van notando, suerte que de tanto en cuando hacemos algo no tan malo, como por ejemplo cenar un yogur.




Para hacer la digestión (¡Ja!) damos un paseo hasta el puerto. Es un espigón de madera, construído sobre postes también de madera que se adentran en el mar, los típicos donde aparecen los cadáveres en las películas y en las series tipo CSI: Mollerussa.




Además de tiendas y restaurantes tienen un miniparque de atracciones con montaña rusa, noria, autos de choque...

YouTube Video


La policía de aquí no sólo tiene buen material, sino que deben estar muy preparados. Porque llevan hasta una tabla de surf para rescates en el coche pedazo de camionaco que llevan.




En ese puerto está el final de la Route 66, que tantas alegrías nos dió días atrás. Esta cartel es un aviso de que ya se empieza a ver el final del viaje...




Y lo que ya está visto es el día de hoy, que mañana el despertador sonará a las 6:30h. Qué bien se está de vacaciones...

Childhood

L'últim hotel del viatge el tenim a Santa Mònica, ens sembla que és bastant més tranquil allotjar-nos aquí que a Los Angeles i volem verificar que no només hi ha cossos Danone passejant per la platja.

De camí volem parar a Calabasas, un barri residencial on hi viuen actualment els fills i la mare de MJ, però no tenim sort, la majoría de carrers no son accessibles si no ets resident (i de moment no ho som).
És una urbanització d'alt standing i això es nota als carrers als que podem entrar, tot molt ben cuidat i amb plantes i flors per tot arreu, fins i tot tenen unes banderetes als costats dels semafors per senyalitzar quan travesses, l'agafes i la deixes a l'altra banda.



Una cosa curiosa...

I de MJ a MJ ara toca anar a Encino, a la casa familiar on va estar des que va arribar de Gary (on va néixer) i on va escriure Off The Wall i Thriller, fins que es va traslladar a Neverland.
Actualment està en obres, però de totes maneres no es pot veure més que la porta d'entrada. Ja em conformo.




Fí de la dosi diària de MJ, deixem el tema per avui i anem cap a l'hotel.
Després anirem a dinar a Venice, una de les zones més de moda de Los Angeles amb un passeig marítim peatonal amb molt d'ambient i ple d'espectacles al carrer.







El primer que trobem després d'estar donant voltes i voltes per aparcar (i acabar fent-ho a 2 min de la platja i en un dels pocs lloc gratuïts) és el Venice Muscle Beach, bàsicament un gimnàs a l'aire lliure on es solía entrenar Arnold Schwarzenegger.
Aquí ja veiem els primers cossos Danone... Carai! Existeixen de veritat!




Més endavant veiem un grup de gent enmig de les palmeres, és l'Skate Dancing, una zona pavimentada i habilitada per això, per ballar patinant.
Una de les coses que podríem exportar cap a Mataró.

YouTube Video


M'hi hagués quedat tota la tarda! Cadascú a la seva bola sense importar-los el què diràn.

Al costat hi trobem la secció dels Skaters, uns forats amb rampes, escales i parets que fan que ens tornem a aturar.

YouTube Video


I és que aquí cadascú té el seu espai delimitat al passeig, pistes de bàsquet, voleibol, camins per ciclistes i corredors, espais per fer graffitis enmig de la sorra i per suposat lavabos públics (i nets) cada 100m.
Fins i tot aquest noi que té la pinta de que passarà la nit al "cuartelillo".




Hem de marxar, s'apropa l'hora de la posta de sol i, com no, tenim el lloc perfecte per veure-la des de Santa Monica. Deixem el cotxe a l'hotel i entrem a la platja perquè em vull mullar els peus al Pacífic (bé, els peus i els pantalons per culpa d'una onada massa valenta).




Ara si que som en una peli!




Algú reconeix això? Segur que hi tenen aire acondicionat i tot!




Núria, la única similitud d'aquest "vigilante" amb els de la sèrie era el banyador vermell i la caseta...

I parlant de casetes... Aquí no li agradaría tenir-ne una aquí?




Ja de nit tornem a l'hotel pel Third Street Promenade, una zona peatonal de botigues amb músics, mags, pallassos i ballarins que omplen d'ambient el carrer.

YouTube Video


Això ens porta a l'entrada del Santa Monica Pier i amb ell el final de la Ruta 66.




Aquest moll de més de 100 anys em recorda el típic de les pel.lícules on hi apareixen els cossos surant a l'aigua i on el noi hi porta a la noia al parc d'atraccions per lligar.

Ostres! Els ulls em comencen a pesar i ja no sé ni el que penso... Millor vaig a dormir i demà ja serà un altre día.

Bona nit!

diumenge, 29 de setembre de 2013

Gone too soon

En aquestes alçades del viatge imagino que ningú té cap dubte de la meva devoció per Michael Jackson, i un dels motius principals per desviar-nos fins Los Ángeles és la visita d'aquest matí al que un día va ser Neverland.

Pel camí parem a Los Álamos per veure el 1880 Union Hotel que va servir d'escenari d'una part del vídeoclip de Say, Say, Say amb Paul Mc Cartney i el mateix Michael Jackson.



Fem unes fotos a la façana i entrem amb timidesa dins el hall per fer-ne alguna més fins que en JC li pregunta a la recepcionista si és possible veure l'habitació n.2 (jo no ho hagués ni intentat). La noia comprova que no està ocupada i ens fa pujar (uau!), obre la porta i ens deixa estar a dins tota l'estona que volem.




I és que tinc un marit que val un imperi!



(Han canviat el mirall, però la resta -paper inclòs- és exactament igual)

Segona parada: Neverland.
Va ser la llar de MJ de 1988 fins el 2003 (d'aquí el títol del post). Dins hi tenía el seu propi món de fantasía amb un zoològic, llacs, un parc d'atraccions amb ferrocarrils de vapor, una nòria, cavallets, un vaixell pirata, autos de xoc i una muntanya russa.




45225 Figueroa Mountain Road, Los Olivos. Amb el destí posat al tom-tom aprofitem per esmorzar dins el cotxe. No podem perdre temps!
He passat tantes vegades per aquesta carretera amb l'street view del Google que fa que el camí em resulti familiar.

Ups! La porta està oberta. Hi ha una persona tallant la gespa i netejant el camí. No tindran pas un lloc vacant per mi?

Deixem en Billy en una banda de la carretera e inspeccionem el terreny amb les parets, portes, pedres i fins les làmpares escrites amb missatges dels fans. Ostres! Com m'agradaría retrocedir 10 anys per uns instants!




No sé si hi hem estat molta estona o poca, però el que sé segur és que no hem deixat racó per explorar i fotografiar. Tant és així que un dels homes que hem vist a dins, una vegada tancades les portes ens ha preguntat si necessitavem alguna cosa... Cal que t'ho digui? El que vull és entrar! Que no ho veus???




Amb algunes pedres de record a la butxaca abandonem el lloc qui sap si per no tornar-hi mai més.
Tant de bo que un día es converteixi en el "Graceland" de Michael Jackson, que em faltarà temps per aconseguir uns bitllets d'avió i repetir viatge amb la Criss i la Carol.




Uns 130km al sud arribem a Camarillo. Aparentment un lloc sense interès, però després d'haver estat al Woodbury Premium Outlet de Nova York la cosa canvía (allà la gent es passeja amb un troller per posar-hi tot el que va comprant).
En tenim un de grans marques internacionals al costat de l'hotel, així que després de fer el check-in i deixar les maletes ens endinsem cap al paradís de les compres (amb descomptes de fins al 70% en algunes prendes).

Vuit hores més tard el recompte és:
2 texans, 1 vestit, 1 faldilla, 1 pantaló, 6 mitjons, 1 dessuadora, 1 jaqueta polar, 6 parells de sabates, 2 peus que no volen caminar més i 1 Visa que ja no em parla.

Demà arribarem al destí final de la nostra aventura pels Estats Units, Los Angeles. A veure què ens hi trobem a part de cotxes i més cotxes.

Bona nit viatgers!

Jukebox junkie

"Querido blog:

Hoy te pondré pocas fotos. Primero porque donde hemos estado hoy no es especialmente bonito a la vista. Y segundo porque lo que hemos vivido no se puede fotografiar.

Hoy hemos ido a Neverland.

Bueno, primero hemos pasado por el "1880 Union Hotel", en cuya habitación número 2 se grabó el videoclip "Say, say, say" de Michael Jackson y Paul McCartney. La gente de aquí, como sabes, es maravillosa. La recepcionista, una chica muy jovencita, no ha dudado un momento en decir que sí, que por supuesto dejaba lo que estaba haciendo y nos acompañaba a la habitación número 2 ("Yes, the famous seis-seis-seis"), la abría para nosotros y se esperaba a que nos hiciéramos "una foto", que al final han sido 8 ó 10. Y siempre con una sonrisa.

Pero, como te decía, hoy hemos ido a Neverland.

Tal vez sólo sea una puerta. Tal vez ni siquiera sea la famosa puerta dorada de Neverland. Tal vez ya no quede allí ni una dosis homeopática de Michael Jackson. Pero hemos estado allí. En la puerta de su casa. Por donde entraba y salía y donde, si tenías suerte, podías conseguir verle de cerca y tener un autógrafo de esos que ahora venden por 1.000$.

No acierto a comprender el porqué de este misticismo, de esta idolatración de los fans. Lo cierto es que recorrer el mismo camino donde sabes que estuvo, pisar la misma tierra y ver el mismo cielo, te hace acercarte aún más a la figura de tu ídolo.

Neverland tiene además un algo especial. En este viaje ya hemos visto varias cosas de Michael, por ejemplo un original firmado con la letra de "Beat it", que además nos mostró una persona que le conoció y que nos contó intimidades de primera mano. De hecho, en este mismo viaje aún nos quedan por ver otras cosas relacionadas con él y que te contaré en su momento.

Pero... Neverland es Neverland.

Es el sueño, el símbolo, la esencia. Michael creó dos universos. Uno con su música, con su mensaje. El otro, es Neverland.

Tal vez no hayamos podido ver a Michael, ni la puerta dorada, la noria, los animales o el reloj de flores. Tal vez Ingrid sólo haya podido caminar dos pasos dentro (¡dentro!) de Neverland antes de que un jardinero nos echara.

Pero hemos estado en Neverland.

Hemos estado solos. En otros centros de peregrinaje para fans es habitual encontrarte alguien. En "Strawberry Fields" siempre hay flores y fotos recordando a John Lennon. Aquí no había nadie, más que nosotros y un jardinero cumpliendo su obligación. No hay más flores que las plantadas y no hay fotos, tal vez unos cuantos grafittis en las piedras de la entrada. Esa soledad hace que te olvides del morbo y sólo pienses en qué debía sentir cuando estaba aquí, como debía ser su día a día, que haría en esa casa cuando no tuviera visitas...

Hemos estado en Neverland, en la puerta, querido blog, pero ha sido como si hubieramos sido invitados por Michael y nos hubiera enseñado su pequeño zoológico, el parque de atracciones, el parque de bomberos o la biblioteca de 10.000 volúmenes.

Hemos estado en Neverland y hemos sabido que tener dinero es muy difícil porque inventarán cualquier cosa para quitártelo. Hemos sabido que ser un genio te hace diferente, único y que eso no sienta bien a la masa, que inventará cualquier cosa para burlarse de tí por la inseguridad de ellos.

Mi mayor recuerdo es que allí, en la puerta de Neverland, no se oía nada. Tal vez, a lo lejos, el viento susurraba la letra de "Man in the mirror" para recordarnos que para cambiar el mundo hay que empezar por uno mismo.

Hoy, querido blog, hemos estado en Neverland."


Postdata:

Para no defraudar a mis queridos lectores diré que, después, hemos ido a un enoooooorme outlet en Camarillo donde la tarjeta de crédito se ha doblado por el calor de la fricción al pasarla por la maquinita. El resumen sería éste:




Debo pedir disculpas a los que sé que estáis esperando la hamburguesa de hoy como si esto fuera Supersize me, pero es que he visto un puesto de comida china impresionante y me he comido el platazo de la foto por 8.90$, bebida incluída. Por cierto, la chica de la esquina superior izquierda NO es una actriz porno en plena faena, es que tenía hambre...




Y, para acabar, la anécdota del día. Me he vuelto a encontrar -en los lavabos de California- con un recipiente especial para recoger las jeringuillas usadas... Y marcaba lleno...




¡Buenas noches!

dissabte, 28 de setembre de 2013

You don't know how you're missing

Dejar San Francisco y volver a la carretera me ha producido un efecto místico. Y es que el día de hoy no ha dejado de darme similitudes con la vida. Para empezar, porque las vacaciones y la vida son cortas, y por ello no se puede perder el tiempo. No diré que haya estado mal SF, pero esto es un viaje de carretera, un roadtrip.

Vamos a buscar a Billy y el motor ronronea, pidiendo kilómetros. No en vano, la mitad de los que tiene los ha hecho con nosotros.

La idea es hacer unos 500km hoy para acercarnos al destino de mañana, pero sin meta fija. Evitaremos la autopista para seguir la carretera que bordea la costa californiana e ir disfrutando de lo que nos ofrezca la ruta y la vida.

Sin duda la costa es preciosa. Apenas daré nombres de pueblos hoy.




Vamos parando donde creemos que pueda haber algo que nos alimente los sentidos, que nos haga una huella imborrable en la retina. Ya os he dicho que hoy haría símiles con la vida.




¿La vida es igual para todos? La costa al menos parece que sí. Es un regalo de la naturaleza a la Humanidad, ¿no?




Pues no. Pasamos por un trozo de carretera que discurre por una urbanización privada. Te dejan pasar previo pago de un peaje y hasta te dan un mapa de los puntos más interesantes de la ruta, para que sepas donde ir. ¿O para que no vayas donde no debes?

Lo cierto es que unos pocos pasos a la izquierda (curiosamente) cambian totalmente la perspectiva de la foto anterior.




Ahora el paisaje es idílico para unos cuántos que se han apoderado de los recursos de todos. Cómo el Congreso la vida misma...

Pero preferimos dejar de mirar como viven la vida otros y vivir la nuestra, así que seguimos nuestra ruta.




El destino quiere que necesitemos imprimir unas cosas, por lo que el azar determina también que encontremos un cibercafé, donde además de imprimir echamos un vistazo al blog en pantalla grande. Un recuerdo para las más de 3.500 visitas que llevamos. ¡Gracias!




Ese mismo destino decide que en el local de al lado hagan hamburguesas... No se puede combatir al destino...




Por cierto, que tiene hamburguesas Ortega...




Se trata de un sitio poco frecuentado, nada turístico, con ese encanto que tienen los sitios y los amigos auténticos, donde (y con quién) es mejor dejarse llevar, confiar y disfrutar.

El trato es coloquial, entrañable, cercano. Directamente nos dicen que les gusta ver a la gente comer con las manos, señal que la comida es buena.




Un rato más de coche y en una curva, de repente y sin avisar, como pasan las cosas buenas -y malas- en la vida, aparecen varios cervatillos en la carretera. Se espantan ante el ruido que hace Billy y huyen. Antes de poder disfrutar del encuentro, desaparecen... como las cosas buenas de la vida...

Paramos en el hotel de Clint Eastwood por si tenemos la suerte de encontrarlo tocando el piano en el bar. No la tenemos. Tal vez tengamos la suerte de no encontrarlo. Chi lo sa...




Como la vida cierra una puerta pero abre una ventana, lo que sí encontramos es una colonia de leones marinos espectacular. Me da la impresión que no se verá muy bien y quiero que Nuria A. viva la sensación lo mejor posible, así que hago un vídeo para que también los oiga.

YouTube Video


El camino nos sigue regalando vistas increíbles, que nos hace recordar que el camino, a veces, es más importante que el destino. Seguimos con nuestra Ítaca particular.




Llega, como cada día pero siempre nueva, la puesta de sol.




Se ve tan bonita que no quiero sacar la cámara. Quiero disfrutarla con los sentidos.








En el último momento podemos asistir, de repente y sin avisar, a un espectáculo maravilloso. El Rayo Verde, que dicho rapidamente, es un destello verde que se ve justo al ponerse el sol, debido a la difracción solar. Es un fenómeno dificil de ver, porque necesita unas condiciones muy particulares.

Pensar que he estado a punto de montar la cámara... No sabremos que hubiera pasado.

Llego hasta a dudar de haberlo visto, pues apenas dura un segundo o segundo y medio. Por suerte Ingrid me confirma que también lo ha visto.

Y esto fue todo... por hoy.